Cómo elegir una cinta de correr, la GUÍA definitiva

como elegir una cinta de correr

Llueve, hace demasiado calor, demasiado frío, no tengo tiempo, me aburre hacer deporte solo, me duele la espalda…¿te suena? Todas estas excusas son muy habituales para postergar el practicar deporte, pero también todas ellas tienen una muy fácil solución, ¿Y si te animas a practicar deporte en casa? Pues hoy te vamos a ayudar a saber qué cinta de correr comprar si te animas a practicar cardio en tu casa.

Sí, es posible entrenar sin mojarte, pasar frío o calor, protegiendo espalda y rodillas, en el mejor momento del día para ti e incluso mientras ves una película o escuchas música: la respuesta está en comprar una cinta de correr.

Si ya lo tienes claro, pero no sabes por dónde empezar, te ayudamos con esta guía donde te contamos los factores que has de tener en cuenta para elegir la máquina de correr que más se adapte a tus necesidades. Que no te entren los sudores todavía, ya sudarás cuando por fin estés entrenando cómodamente desde tu salón.

¿Qué es una cinta de correr?

Una cinta de andar o cinta de correr es un aparato de fitness que te permite realizar un entrenamiento cardiovascular, caminando o corriendo, sin desplazarse del lugar. Las cintas de correr, también llamadas cintas ergonómicas, andadores, máquinas de andar, etc. han supuesto una herramienta fundamental para rehabilitaciones, entrenamientos de deportistas de élite y para el entrenamiento diario de aquellas personas que de otro modo sería más complejo que incluyeran la práctica de deporte en su día a día.

No solo conquistaron los gimnasios, convirtiéndose en uno de los aparatos más demandados, sino que poco a poco han ido entrando en los hogares y cada vez tienen más adeptos. Y es que, sobre todo para aquellas personas que viven en la ciudad, los desplazamientos en coche, la falta de tiempo, el no tener parques cerca o las inclemencias del clima, dificultan demasiado el poder salir a entrenar, y una máquina andadora supone la solución ideal para mantenerse en forma.

¿Qué has de tener en cuenta para comparar una cinta de correr?

Las cintas de correr tienen varios parámetros muy importantes que debes conocer antes de elegir la que más se adecúa a tu propósito y forma física. Hay mucha literatura sobre esto en internet, que a veces más que ayudar te mete en un sinfín de tecnicismos difíciles de abarcar, así que vamos a explicarte lo más importante de modo sencillo y accesible.

1. Potencia del motor

El motor de una cinta de correr es el que hace posible mantener el movimiento, soportar el peso del usuario y modular la velocidad. Por lo tanto no es lo mismo si el usuario pesa poco y va a realizar entrenamientos cortos y a baja velocidad, que si el usuario es corpulento y realiza entrenamientos largos e intensos, ya que el motor podría saturarse más en el segundo caso.

La potencia del motor se mide en caballos. Si solo vas a usar la cinta para caminar o trotar, con 1,5 CV sería suficiente, pero si tu morfología es grande o vas a usarla para entrenamientos más intensos, debería tener como mínimo 2 CV de potencia continua y si eres deportista y entrenas intensamente siempre debería ser por encima de 3CV.

¿Qué es eso de la potencia continua y la potencia pico? Realmente solo deberías fijarte en la continua, dado que la pico es el punto máximo de potencia que llega a alcanzar la máquina en un momento determinado. Lo importante es la potencia que mantiene a lo largo de todo un entrenamiento, no su pico máximo. Así que no te dejes engañar por la terminología y anota que la potencia que te importa es la continua.

2. Tipos de motor

Aquí ya nos metemos en un mundo de tecnicismos que no siempre son fundamentales. Una vez más aludimos al tipo de entrenamiento y finalidad de uso.

Básicamente hay dos tipos de motores, el motor AC, que genera un mayor control y una fuerza constante incluso a altas revoluciones. Y el motor DC cuya fuerza disminuye a mayor revolución y por ello soporta peor un entrenamiento intenso sostenido en el tiempo.

Los motores AC son más caros, por lo que un motor DC, si la cinta cuenta con suficientes caballos (a partir de 2CV), es perfecta para entrenamientos moderados.

motor cinta de correr

3. Velocidad máxima

Es la velocidad más alta que puede llegar a alcanzar la máquina de correr, y esto depende de la rapidez con la que gira la cinta. Según el tipo de entrenamiento que quieras realizar deberás elegir la velocidad máxima que alcance la cinta. 

Para que tengas referencias:

  • En un trote ligero la velocidad que se suele alcanzar es de 10 Km/hora y un trote más rápido 12 km/h.
  • Para un entrenamiento de mayor intensidad deberás elegir una velocidad máxima de entre 15 y 20 km/h, aunque realmente si tu nivel es medio-alto no llegarás a correr a una velocidad mayor de entre 9-15 km de media.
  • Una carrera ligera tiene una media de 14 km/h y una carrera rápida generalmente se sitúa entre los 16 y los 20 km/h.

Como curiosidad, la velocidad máxima que se conoce en una persona es la que alcanzó Usain Bolt y es de 44,7 km/h.

4. Inclinación

Este parámetro no siempre es importante considerarlo. La inclinación de una cinta de andar es cuánto se incorpora para emular la pendiente de los terrenos naturales, intensificando así el nivel de entrenamiento e implicando grupos musculares que no se trabajan de igual modo en un terreno llano. A mayor inclinación más intenso es el entrenamiento, más calorías se queman y más se trabajan músculos como el glúteo.

La inclinación se mide en porcentaje de 0 a 15 y se selecciona, o bien con los programas preestablecidos que se eligen en la consola, o de modo manual. No todas las cintas de correr cuentan con esta opción.

5. Superficie de carrera o superficie de rodamiento

Este sí es un parámetro fundamental y que puede hacer que la compra resulte un éxito o fracaso. La superficie de carrera es el espacio con el que cuentas para apoyar los pies y realizar el entrenamiento. Si es estrecho o demasiado corto, la pisada dejará de ser natural y hay un mayor riesgo de lesiones.

Cuanto más alta sea la persona, más larga será su zancada, por lo que la superficie de rodamiento deberá ser mayor. Aquí es muy importante tener en cuenta la altura y magnitud del usuario y el tipo de entrenamiento, a mayor altura y más intenso, más ancha debe ser la superficie de carrera. Además deberás valorar si cuenta o no con amortiguación, fundamental para proteger las articulaciones del impacto.

Te damos algunas referencias para que tengas en cuenta a la hora de valorar la superficie de carrera:

  • Solo para caminar y en usuarios de estatura corta (hasta 165) con 120/125 cm de largo sería suficiente. Hay una referencia que usan algunas personas que es ir aumentando 5 cm cada 5 cm de altura.
  • Usuarios de 165 hasta 180 cm de altura se recomiendan a partir de 130/140 cm de largo.
  • A partir de 180 cm de altura y con un entrenamiento intenso debería ser de 150 cm de largo.

En resumen, si se va a usar para correr, y no eres de mucha envergadura, normalmente a partir de 130/140 cm de largo funciona. Personas que realizan entrenamientos más intensos y de una altura desde 180 cm. deberían elegir una cinta de 150 cm de largo y con un ancho de unos 50 cm.

6. Programas de entrenamiento y entrenamiento interactivo. Sistema LCD

Para algunas personas es imprescindible la integración con apps, o que las cintas de correr cuenten con distintos programas de entrenamiento para poder monitorizar las sesiones y tener un control de si se alcanzan los objetivos, e incluso conectarse en modo multijugador o a través de aplicaciones como Zwift tan extendidas entre runners y ciclistas que entrenan desde casa.

Hay una amplia oferta de cintas de correr que cuentan con programas de entrenamiento preestablecidos para que pueda haber una progresión en el entrenamiento. Estos programas eligen la velocidad y pendiente en función del nivel.

Pueden ofrecerse programas de entrenamiento por intervalos, programas de entrenamiento en montaña, etc. Son una gran ayuda para retar a tu cuerpo, ya que si siempre se entrena del mismo modo es mucho más difícil que haya una mejora en el rendimiento físico.

Un modo de hacer el entrenamiento mucho más ameno y retarse con otros corredores es conectarse a entrenamientos interactivos que muchas cintas ofrecen, al poder conectarse a plataformas virtuales.

Normalmente una pantalla LCD permite medir los parámetros del entrenamiento como: pulso, calorías quemadas, velocidad, distancia recorrida etc. En muchas ocasiones es posible guardar esos parámetros y así se puede medir la evolución. Desde esta misma pantalla se puede acceder a los diferentes programas de entrenamiento y conectarse a los entrenamientos virtuales.

pantalla lcd cinta de correr

7. Espacio que ocupa

Esto es fundamental para ver si el lugar del que dispones es suficiente, has de mirar el largo, ancho y la altura y también si la cinta de correr es o no plegable, si es fácil de transportar y almacenar, si tiene ruedas para su transporte, si cabe por las puertas de tu casa o el ascensor, etc. No te olvides de usar el metro y calcular esquinas por donde haya de entrar, no pocas personas se han encontrado con que no podían acceder con la cinta a la habitación donde pensaban depositarla. Son detalles de los que no siempre nos acordamos y que pueden dificultar mucho el proceso de compra.

8. Estructura

Fíjate si tiene una estructura estable, sobre todo si la potencia del motor  que has elegido es alta, para que no haya vibraciones o inestabilidad. Además muchas veces también hay que valorar la cuestión estética, incluso la comodidad, si la estructura incorpora soporte para teléfono o tablet, un lugar para poder poner la botella de agua, si tiene manillar con sensores de pulso etc. Todo suma a la hora de elegir tu cinta cinta de correr.

9. Precio

Este punto es decisivo, y variará mucho en función de si es de gama baja, media o alta y las funcionalidades de la cinta. De nuevo has de valorar para qué la quieres. Entrenamientos exigentes necesitarán cintas de una gama y precio más alto, y si es solo para mantenerse en buena forma física, la inversión y gama será siempre menor.

Hemos elaborado una comparativa de las mejores cintas de correr y otra de cintas de correr baratas, para ayudarte en tu elección.

Como referencia las cintas de gama baja pueden oscilar entre 200 y 300€, las de gama media hasta 500€ y las de gama alta pueden superar los 500€.

Lo que has de preguntarte antes de comprar la cinta de andar

Más allá de las características de la propia cinta, hay unas preguntas que debes hacerte antes de elegir.

1. ¿Cuál es la finalidad de la cinta de correr?

Desde luego no será igual si la adquiere una persona mayor cuyo objetivo es solo mantener una buena salud cardiovascular, que alguien que desee iniciarse en el entrenamiento o una persona que exige alto rendimiento. La potencia, velocidad y superficie de carrera variarán mucho dependiendo de las necesidades.

Recuerda: el nivel de entrenamiento es determinante a la hora de elegir la cinta de correr, dado que si tu forma física es baja y solo deseas caminar sobre ella para tener una buena salud cardiovascular o para recuperarte de una lesión, no será necesario invertir en una máquina de correr con una gran velocidad máxima.

cintas de correr en casa y gimnasio

2. ¿Deseo progresar en mi entrenamiento?

Si a la hora de adquirirla la finalidad es solo una rehabilitación o mantener una buen forma física, una cinta de gama baja será suficiente, pero ojo, que si te pica el gusanillo del deporte querrás progresar, y entonces a la larga se te quedará corta, trata de pensar a largo plazo.

3. ¿Cuántas personas usarán la cinta?

Si vas a usarla tú solo, piensa en la finalidad y tus cualidades físicas, pero si la van a usar mas de una persona hay que valorar la envergadura de la persona más grande. Es muy buena opción que tenga diferentes programas de entrenamiento que se adapten a todas las necesidades de los diferentes usuarios.

4. ¿Cuál es mi morfología?

A mayor altura necesitarás una mayor superficie de pisada para no sentir “que te sales de la cinta”. También es importante el peso y el nivel de entrenamiento.

superficie de pisada cinta de correr

CONCLUSIÓN

Parecen muchas cosas las que has de tener en cuenta y puede marear, pero en realidad no son tantos los factores, te hacemos un pequeño resumen:

  • El primer paso es analizar qué uso le vas a dar a la cinta y con qué objetivo: mantenerte en forma, entrenar fuerte, progresar. Si solo vas a caminar o trotar o si vas a correr intensamente.
  • Ten en cuenta tu morfología, peso y altura.
  • Cuando mires la potencia recuerda que has de mirar no solo los caballos sino también la potencia continua.
  • Según el nivel de entrenamiento necesitarás conocer: potencia, velocidad máxima, inclinación y superficie de pisada.
  • ¿Te gusta progresar en el entrenamiento? Valora si cuenta con diferentes programas de entrenamiento.
  • Si quieres entrenar conectado a plataformas de entrenamiento virtual con otros usuarios, valora la conectividad e integración con apps.
  • Ten en cuenta el espacio del que dispones, y la facilidad para plegar o transportar la cinta.
  • Por supuesto valora el precio.

Y POR SI AÚN NO TE HAS DECIDIDO...

Beneficios para tu salud de una cinta de correr

El ejercicio cardiovascular es esencial para mantener un buen estado de salud. Con una cinta de correr se puede realizar este ejercicio al nivel que cada persona necesite. Es uno de los modos más eficaces de entrenar las piernas, favorecer el riego sanguíneo, fortalecer corazón y pulmones, tonificar los músculos y quemar grasa. Caminar o correr supone un ejercicio perfecto para mantener la forma, aumentar el nivel de rendimiento y resistencia al tiempo que se consigue mantener un peso adecuado. 

La mayoría de las cintas de correr están preparadas para absorber el impacto, por lo que las articulaciones están más protegidas que si el entrenamiento se realiza en el exterior.

Este aparato deportivo está recomendado para personas de toda edad y forma física dado que se puede regular el nivel de velocidad e inclinación, monitorizar las constantes y elegir el tipo y nivel de entrenamiento. 

  • Aumenta el nivel de rendimiento físico
  • Tonifica la musculatura, especialmente del tren inferior
  • Quema grasa
  • Propicia la pérdida de peso
  • Mejora la salud del corazón y los pulmones
  • Regula la tensión arterial
  • Ayuda a prevenir o mejorar enfermedades como la diabetes
  • Permite entrenar incluso en días de condiciones climatológicas adversas

Compatible con realizar otras actividades mientras se entrena como leer, escuchar música o ver televisión.

Deja un comentario